El final de Torreblanca

 Esto no es el título de ninguna novela, éste es otro final para Tres sombreros de copa, el final de Josep, alumno de 1º Bachillerato. Después de haber corregido los exámenes, yo (que soy la profe), me quedo con el que ahora sigue. Es una lástima que las clases de Bachillerato hayan terminado ya (y no lo digo con ironía... bueno... un poquito sí), porque hubiera estado bien haber podido leer todos vuestros finales. No ha habido tiempo, cosa que tendré que tener en cuenta para próximos cursos, porque sé que os gusta leer en clase en voz alta vuestros textos, a pesar de que todavía hay quien siente cierto "pánico escénico" a esto de ser escuchado en clase, pero bueno, todo se supera en esta vida.
Bueno, pues aquí os dejo "El Final de Torreblanca", así, con mayúsculas. Espero que os lo paséis bien. Estaréis de acuerdo conmigo en que ha sabido plasmar bastante bien el humor de Mihura.
Acto III, final
 Don Rosario ha despertado a Dionisio pues éste tiene que ir a su boda. Se va de la habitación tocando "La cucharacha" con el cornetín. Dionisio y Paula se quedan solos.

DIONISIO. No me pienso casar.
PAULA. ¡Vamos, Dionisio! ¡Es tu obligación y tú debes casarte con la muchachita!
DIONISIO. Pero, ¡no quiero casarme con ella! ¡Yo quiero casarme contigo! No quiero tener una vida monótona y aburrida, no quiero comer huevos pasados por agua ni pasados por atún. ¡Yo quiero comerme un croissant y café con leche en la Plaza Mayor de Madrid! ¡Contigo!
PAULA. Dionisio, sabes que no puede ser. Además, no me gusta el croissant, yo prefiero un "donut".
DIONISIO. ¡Pues un "donut", maldita sea! Pero que sea contigo, Paula. ¿Es que no me quieres?
PAULA. Claro que te quiero, mi "donut" de fresa, pero, ¿de qué viviríamos? No conoces ningún truco.
DIONISIO. Sé hacer el pino con un dedo encima de una pelota de golf.
PAULA. ¿Y sabes andar con el culo?
DIONISIO. También. (Se sienta en el suelo e intenta moverse con el trasero, no se mueve, se levanta y alza los brazos como si representara el fin de su actuación) ¿Lo ves?
PAULA. Vamos, Dionisio, esto no es un juego, seamos serios.
DIONISIO. Muy bien, seamos serios. Te quiero, quiero vivir toda mi vida a tu lado y comer cangrejos contigo junto al mar.
PAULA. (Interrumpiendo) ¿En Madrid hay mar?
DIONISIO. Supongo que sí. Barcelona tiene mar. Pero, a lo que íbamos, ¿quieres fugarte conmigo?
      (Mientras Paula reflexiona, se oye el ruido del cornetín tocando la "V sinfonía" de Beethoven. Es don Rosario que vuelve para avisar a Dionisio)
DON ROSARIO. ¡Vamos, Dionisio! ¡Hay que espabilarse! ¡Tengo a los criados tirando confetti,  los cocineros tiran judías por los aires, y hay hasta un pianista tocando música nupcial! ¡Dionisio, conteste! ¿Dionisio?
     (Abre la Puerta, pero no encuentra a Dionisio, y el traje, colgado en su sitio, solo queda de él el traje y los tres sombreros de copa, estropeados, encima de la cama)
DON ROSARIO. A lo major se fue a comprar un sombrero. (Hace cara de preocupado, mira al público y cael el telón).

Comentarios

Maria Delgado ha dicho que…
Molt bé! m'ha agradat lo de: "en Madrid hay mar?"
Anónimo ha dicho que…
Muy bueno Torreblanca! Mucha imaginación...

Sergi Villorvina Canela

Entradas populares de este blog

TEXTO ORAL / TEXTO ESCRITO

Wonder: un soy porque somos #soypxsomos